Haga que los controles de piojos sean un hábito semanal

Detectar piojos de manera temprana es fundamental para ayudar a detener la propagación de estas plagas que causan picazón. Los brotes de síntomas, como la picazón, pueden tardar de dos a cuatro semanas en aparecer, si esto ocurre. Al hacer que los controles de la presencia de piojos de manera semanal se conviertan en un hábito en casa, puede ayudar a detener una infestación antes de que esté fuera de control.

Cómo controlar la presencia de piojos

Trabaje bajo una luz intensa y use un peine para liendres para ayudar a quitar lo que encuentre. Separe el cabello de su hijo y detecte movimiento, ya que los piojos se desplazarán con rapidez lejos de la luz.

Busque liendres adheridas al tallo del cabello cerca del cuero cabelludo. Con un tamaño de una semilla de amapola, suelen parecerse a caspa que no puede quitarse con facilidad.

Preste especial atención a la nuca, detrás de las orejas y al flequillo de su hijo hasta la coronilla de su cabeza. Las liendres depositadas recientemente son casi transparentes, de modo que es útil examinar el cabello desde distintos ángulos.

5 pasos fáciles para reducir riesgos de infestación

  1. No compartir. Recuérdeles a los niños mantener con ellos sus pertenencias que estén en contacto con sus cabezas.
  2. Bríndeles espacio. Comuníqueles a los niños que asisten a la escuela y excursionistas que no compartan armarios ni casilleros con amigos.
  3. Opte por que usen el cabello recogido. Cuando sea posible, haga que los niños usen el cabello largo recogido hacia atrás.
  4. Sea más inteligente. Aliente a los niños a evitar juegos que involucren el contacto entre cabezas.
  5. Manténgase alerta. Si observa que su hijo tiene síntomas de piojos, como rascarse la cabeza de manera excesiva, realice un control minucioso de inmediato para poder realizar un tratamiento lo más pronto posible.